¿Qué tipo de consumidor eres?

Siempre vemos lo que los otros hacen y deshacen, tratamos de analizar cada paso que dan, cómo lo dan, qué defecto o acierto tienen para al menos ubicarlo y tomarlo en cuenta rápidamente entre comunidades y sectores de consumo. Los tiempos cambian, la gente cambia, las empresas también y por ende los consumidores también, pero, ¿te has puesto a pensar si como consumidor estás tomando ese papel con responsabilidad?

Los cambios y giros que ha dado hoy en día la industria del mercado han sido pauta impulsora para que ahora las empresas enfoquen la mayoría de sus esfuerzos en satisfacer todas y cada una de las necesidades de estos mismos y tenerlos monitoreados, atendidos, satisfechos y complacidos, además de todo aquello que implica para lograr estos puntos sin perjudicar ningún entorno en la medida de lo posible.

Ante esta realidad, surge un nuevo enfoque del marketing que considera los conceptos de consumo responsable, ético y ecológico. El concepto de un consumidor responsable busca encuadrar los hábitos de consumo a todas aquellas necesidades reales por las cuales opta como alternativa que favorezcan la conservación del medio ambiente y la igualdad social, influyendo así en un cambio en sus decisiones cotidianas de consumo. En resumen, un consumidor responsable es aquel que practica estas decisiones fomentando un comercio más completo y equitativo.

Hoy en día, los consumidores que más participan en esta nueva práctica son los jóvenes (63% de los consumidores menores de 40). Éstos consultan los medios sociales antes de cualquier decisión de compra y se preocupan por los problemas sociales, ambientales, de educación y del hambre, según un nuevo estudio de Nielsen, proveedor líder de información clave sobre lo que los consumidores ven y compran.

La encuesta se realizó entre 28,000 internautas en 56 países, y muestra que hay un 46% de consumidores en el mundo dispuesto a pagar un extra por aquellos productos o servicios que provengan de compañías que desarrollan programas beneficiosos para la sociedad.

Definitivamente el consumidor responsable es un participante diferente, consciente de lo que adquiere y con especial interés sobre todas las prácticas de aquellas empresas de las que adquiere todos sus insumos o servicios. La posibilidad de adquirir toda esa información, que para esto necesitan, ahora se simplifica a través de Internet y, actualmente, con las redes o medios sociales.

Estas son algunas acciones que pueden ayudarte a iniciar o mejorar como consumidor responsable.

  • Antes de comprar, medita si realmente lo necesitas. Comprar sólo lo necesario, no caer en el consumismo.
  • Programa tus compras. Semanalmente puedes comprar lo necesario y evita frecuentes salidas y gastar tiempo y gasolina más de lo necesario.
  • Analiza las cosas. Infórmate ¿De qué está hecho? ¿De dónde viene? ¿Qué contiene? Etc.
  • Participa. Difunde, promueve y comparte tus experiencias positivas o negativas de los productos o servicios que de forma personal has adquirido.
  • Recicla, reduce y reutiliza.
  • Analiza otras alternativas. Si es posible utiliza sistemas de transporte amigables con el medioambiente: bicicleta y transporte público. Incluso ahora ya puedes hacerlo de manera electrónica desde casa u oficina.
  • Alza tu voz. Exige a las instituciones o empresas que proporcionen toda la información que necesites para estar informado y comparar.

Para ti, ¿cuáles son esos temas o factores que tomas en cuenta como consumidor? ¿Qué es lo que tú haces para ser un consumidor responsable y aportar algo con ello? Compártenos tus experiencias.