Offline vs online

Sería increíble no haber notado el gran crecimiento y la presencia que han provocado los términos “cliente” y “online” dentro de un negocio y un cliente; sin embargo, hay ventajas y desventajas del mismo, pues aún muchos prefieren demostrar fidelidad conservando las tradicionales prácticas del mundo offline.

Un consumidor online comparte exigencias al momento, ya que básicamente depende de la cercanía de un clic para decidir entre un negocio, su competencia y al mismo tiempo obtener que necesita para tomar una decisión de compra. Mientras que en un negocio físico, la información que obtiene es directamente del dueño del negocio, cuestión que lo influye a construir una toma de decisiones más subjetiva y con el tiempo necesario para decidir y tener en mano lo que va a adquirir; pues muchos de ellos aún comparten aquella afamada frase: 'hasta no ver, no creer'.

A continuación, te compartimos 4 puntos con las ventajas y desventajas de ambos contextos.

Venta / promoción

Offline: El famoso “face to face” crea un vínculo que desde un inicio brindando confianza o desconfianza entre el vendedor, el producto o servicio y el cliente al momento de la compra. Al igual que el entorno en el que se desenvuelve, crea ambiente agradable que atrae más puntos a favor para que el cliente termine comprando.

Online: Da posibilidad de acercarse al cliente por muchos más canales que los habituales y con mayor amplitud, atrayendo al mismo tiempo fidelidad de los mismos obteniendo justo lo necesario. Ejemplos de estos son:

-       Newsletter

-       E-mail marketing

-       Redes sociales

-       E-commerce (con garantías y políticas post venta).

Costos

Offline: El conservar un lugar y espacio para ofrecer productos, implica más inversión de mantenimiento y renta (entre otros) además de asignar presupuesto propiamente para difusión y venta.

Online: El marketing logra recuperar inversión considerablemente menor a la que se tendría que hacer para alcanzar el mismo objetivo en una estrategia de marketing tradicional utilizando herramientas de publicidad que Internet ofrece.

Inmediatez

Offline: Conseguir lo que desea implica traslado, tiempo y esfuerzo para comparar cuál es la mejor oferta; detalles que para algunos es parte importante de la compra.

Online: Lo rápido y práctico de los medios de oferta online hace que el consumidor interactúe y compare de forma rápida y sencilla desde donde quiera y cuando él quiera, prácticamente sin obstáculos. 

Fidelización

Offline: Ofrecer experiencias de compra y atracción, es una forma de mantenerlos al pendiente de tu negocio. En caso offline, el incentivo de conocer ofertas o promociones presencialmente, causa efecto de fidelidad por parte de los consumidores.

Online:  Llegar al segmento que va dirigido tu negocio ayuda a que haya más atracción directa de los que buscan la marca y quieren entablar una relación. Es importante estar presente, pero sin bombardear. Se trata de ofrecer lo que quieren experimentar sintiéndose parte de la misma. Hay que generar empatía entre consumidores y así ellos mismos ayudarán a generar clientes leales y comprometidos desde internet.

Con esta información se pone en duda en qué contextos o tipos de productos aplican ambas compras, ya que hay datos interesantes sobre clientes que marcan preferencia por comprar artículos por medio de portales online, que tal vez en su vida se atreverían a comprar en persona.

Sin duda, son dos panoramas diferentes y cada uno de ellos tiene sus pros y contras, obviamente dependiendo del medio en el que se desenvuelven; sin embargo, ahora que ya tienes ambos contextos y seguramente has vivido ambas experiencias, ¿tú qué prefieres como consumidor?