Líder y organización

¿Líder? Muchos creemos que tener a ese personaje al frente de nuestro entorno laboral es porque lo trae en el ADN y cuenta con capacidades más que especiales para desempeñar tantas funciones que hasta parece elegido por los dioses. Pero, ¿alguna vez has pensado que no solamente es eso? Hay otras estrategias detrás de ello que van fundamentadas hacia lo que los colaboradores necesitan y con propósitos específicos de la organización. 

El liderazgo en un nivel personal puede razonarse como que liderazgo y motivación son dos caras de una misma moneda, en donde la primera mira al líder y la segunda a sus seguidores; por lo tanto, también podemos afirmar que liderar es provocar motivación.

Anteriormente, un líder era engendrado como un ser superior al resto de los demás con atributos especiales o hasta diferentes; o hasta el demostrar esa “superioridad” ante la comunidad que lo hacía ver como el líder.

Hoy en día, ser líder lleva entre líneas el ser más brillante, tener mejor criterio, mayor interacción, trabajar bajo tensión, tomar decisiones, tomar el mando o control y sentir seguridad sobre ellos mismos. 

A nivel organizacional va más enfocado hacia las necesidades de un grupo. Un grupo tiende a actuar o hablar a través de uno de sus miembros, y así comunica lo que sucede o quieren dar a conocer. Cuando todos tratan de hacerlo simultáneamente el resultado es siempre un desastre confuso o ambiguo. Y es en donde entra la importancia de un líder, pues para organizarse y actuar como una unidad, los miembros de un grupo eligen a un líder.

El líder no lo es por su capacidad o habilidad en sí mismas, sino porque estas características son percibidas por el grupo como las necesarias para lograr el objetivo, se diferencia de los demás miembros de un grupo o de la sociedad por ejercer mayor influencia en las actividades y en la organización de éstas.

Un líder a nivel organizacional tienen que tomar en cuenta cambios que van enfocados al entorno en el que se desenvuelve y que le apoyan a definir y estructurar estrategias de liderazgo, como pueden ser:

- Cultura organizacional: Ambiente en la empresa para una buena conducción.

- Estructura organizacional: Falta de líneas de autoridad.

- Estilo personal: Modalidad de conducción (carácter).

- Requerimientos situacionales.

- Identificación de los grupos laborales existentes: integrados, aislados, grupos.

- Definición de funciones, actividades y responsabilidades.

- Políticas y procedimientos (reglamentos, manuales de operación, etc.)

 

¿Pero cómo es el proceso del liderazgo?

Éste se hace a partir de la división de tres tipos de grupos dentro de los colaboradores a liderar en una organización:

1)    Los que aspiran crecer, se identifican en la empresa.

2)    Indiferentes: aceptan exigencias de organización pero aíslan intereses personales.

3)    Ambivalentes: necesitan seguridad de organización pero tropiezan al desempeñar papeles.

 Para ya poder entrar en estas distinciones en sistema social dentro de estos entornos y lo laboral, primero se debe tener conocimiento de los fenómenos de la conducta humana y abordarlos. Esto último implica cierta comprensión de las necesidades y las motivaciones humanas, y capacidad perceptiva para analizar a cada individuo.

Si la empresa cuenta con personas que fijen y orienten objetivos y ejecuten estrategias, entonces posee un líder (o líderes). El verdadero líder es el 'alma' de la empresa y es el que genera el entusiasmo que motivará el rendimiento, y creo que todos estamos de acuerdo en que el rendimiento es parte fundamental del funcionamiento. En efecto, el líder concibe la estrategia brindando la visión, fijando prioridades y determinando e implementando el motor estratégico.

En el entorno organizacional existen 4 tipos de líderes:

1)    Líderes audaces. Son generalmente los fundadores o creadores de la institución o compañía. Muchas veces crean productos, servicios o causas que de otra manera no hubieran existido.

2)    Líderes cautelosos. Están interesados y comprometidos en hacer que la empresa o institución pase de una etapa inicial de crecimiento a una sana madurez. Su punto de vista es evolutivo en lugar de revolucionario.

3)    Líderes selectivos. Seleccionan las mejores partes de la institución y la mano de obra para garantizar su supervivencia. Eliminan aquellas unidades que no son necesarias o cuya existencia amenaza a toda la organización.

4)    Líderes decisivos. Su tarea es cosechar los frutos de la empresa, cerrarla o fusionarla con otra. Se hacen cargo de los sobrevivientes y de otros que se hayan visto afectados por la defunción de la institución.

Definitivamente ser líder no es sólo tener habilidades, sino aprender a ser el equilibrio de relaciones funcionales con individuos específicos en una situación específica para un fin común analizando apropiadamente el entorno en el que se desarrollan sus actividades y previniendo situaciones futuras y actuales con autoridad, razonamiento y dinamismo.

¿Y tú ya identificaste los líderes de tu organización?

 

Referencias: Atlantic International University. (2010). Liderazgo. Recuperado el 20 de octubre de 2012. http://cursos.aiu.edu/Psicologia%20Organizacional/PDF/Tema%203.pdf