Estrategias digitales: comunicación con objetivo

En días como hoy en los que nuestra vida gira en torno a aspectos cambiantes, inestables e impredecibles, las empresas, en su mayoría, se encuentran un poco desorientadas hacia dónde direccionar la flecha en el área digital. El detalle está en que ahora en el mercado se vive una experiencia diferente, en donde ya no se compite sólo por la calidad de un producto, sino también por la calidad de la experiencia al comprarlo y consumirlo. Y una estrategia digital puede hacer esta diferencia.

Las estrategias digitales principalmente tienen como razón un análisis y razonamiento sobre los aspectos importantes y técnicas primordiales que pueden ser enfocados en tu empresa para tener el éxito necesario dentro de la tan afamada red.  Si tu empresa tiene una disimulada presencia en Internet, una estrategia digital en definitiva te ayudará a tomar las mejores decisiones para conseguir que las nuevas tecnologías sean un instrumento que esté de tu lado.

Para entender una estrategia digital y cómo es que funciona, hay que ver Internet como una herramienta de comunicación e interacción con clientes, colaboradores, distribuidores y consumidores, donde la relevancia de tu aparición y contenido sea el eje sobre el que gire tu presencia dentro de los medios digitales.

Una estrategia tiene como punto básico ocuparse del planeamiento y dirección de las campañas, al igual que del movimiento y disposición de las herramientas a utilizar para llegar al objetivo. Traducido a un plano 2.0, una estrategia digital se concentra en todas esas acciones encaminadas un campo que abarca terreno en torno a planes para equipo, red y estrategias de mercado basado en la web dentro del desarrollo de posibilidades en medios digitales,  nuevas tecnologías de la información y todas aquellas herramientas que aumentan la posibilidad de conseguir de manera más productiva objetivos.

Alguien que quiera iniciar su trayectoria con una estrategia digital, como mínimo debe incluir los siguientes puntos:

  • Pensar en querer obtener una comunicación de manera honesta: Preguntar, responder, debatir. No pensar en las personas solamente como clientes, no actuar con una perspectiva impositiva y de superioridad. Tener la capacidad de conversar comprendiendo reales de ellos. Acercándolos, no alejándolos.
  • No tener miedo a equivocarse: Lo importante es dar el paso, medir, aprender y trabajar sobre lo ya experimentado. Estar en Internet es muy fácil, pero no todos se atreven y en los medios adecuados.
  • Observación de resultados: Observar si hay tráfico, contacto, clientes potenciales, lectores e interesados, o de lo contrario, si es muy poco.
  • Plantearse preguntas: ¿Cómo potenciar aquello que más aporta al negocio? ¿Cómo cambiar lo que no funciona? ¿Dónde hay oportunidades y cuáles son las amenazas?

Esta, esta es la visión que se debe obtener con una estrategia digital, además de otro par de puntos importantes.

Prueba de ello ha sido lo que ya hemos mencionado anteriormente en artículos sobre la evolución actual de una web 2.0 y la oportunidad que brindan este tipo de espacios, donde ya no hay sólo hay información expuesta, sino hay información con diálogo, del consumidor pasivo al consumidor activo. Un verdadero giro en el que ahora decimos que el consumidor o lector es quien tiene el poder.

Lea: La era 2.0 en Internet… ¿De qué se trata? 

La clave no está en tener la mejor tecnología, sino saber utilizarla correctamente. Una buena estrategia digital es una nueva oportunidad de comunicación que te puede ayudar a conseguir lo que quieres conseguir.  Atrévete a tener una visión con objetivos digitales.