¿Estática o dinámica?

Hoy en día existen varias formas de clasificar las páginas web. Pero para todos aquellos que  no están tan inmersos en este mundo empezaremos por utilizar dos criterios de clasificación: estáticas y dinámicas. De esta manera, podrás tener una idea más clara  y concreta a la hora de decidir qué página web quieres crear para tus objetivos.

Las páginas web estáticas son comúnmente construidas con el lenguaje HTML, que no permite grandes detalles para crear efectos ni funcionalidades más allá de los enlaces.  El código HTML, que constituye la página en sí, son los que permiten mostrar los textos, imágenes, videos, etc… que conforman el contenido de la página.
Estas páginas son muy sencillas de crear, están enfocadas principalmente a mostrar información de forma permanente, donde el navegante se limita a obtener dicha información sin interactuar con la página web visitada. En estas aparece el texto plano acompañado de imágenes, al igual que contenido multimedia (videos o sonidos) para darle diferente entorno a lo estático.
Las páginas web dinámicas son aquellas en las que se involucran efectos especiales o funcionalidades, y para ello es necesario utilizar otros lenguajes de programación, además del HTML.
En tanto que las páginas estáticas pueden ser más o menos visualizadas por todos y no exigen más explicaciones, las páginas dinámicas son más complejas y versátiles.

El término dinámico en este contexto hace referencia y diferencia a que una página web se construye al momento en que la página es visitada por el usuario. Es decir, que el contenido no es fijo sino, se construye con la interacción que el usuario hace con la página.

Las páginas web dinámicas te brindan ventajas como:

  • Gran número de posibilidades en su diseño y desarrollo.
  • Posibilidad de modificar el diseño, contenidos o presentación de la página a tu gusto.
  • En su realización se utilizan diversos lenguajes y técnicas de programación.
  • El proceso de actualización es sumamente sencillo, sin necesidad de entrar a un servidor.
  • Permite un gran número de funcionalidades versátiles como bases de datos, foros, contenido flexible y dinámico, etc.
  • Pueden realizarse íntegramente con software de libre distribución.
  • Cuenta con un gran número de soluciones prediseñadas de libre disposición.

Con una dinámica puedes actualizar diariamente tu sitio añadiendo noticias, y escribiendo nueva información, modificando la establecida y  reorganizando los contenidos de la misma de forma fácil e intuitiva, sin necesidad de conocer de ser el más especializado en  técnicas o lenguajes web.

Como siempre, todo depende de tus necesidades. Si periódicamente tienes información para actualizar o recomendar,  te proponemos utilizar una página web dinámica. Pero si tu caso es aquél en el que únicamente dispones de una web para presentar tu empresa en Internet como una imagen corporativa simple y poco más, una página web estática podría ser para ti.

Con una empresa que ofrece productos y servicios en una web dinámica, podrás colocar los beneficios, ventajas y ofertas de sus productos y servicios variándolo constantemente de acuerdo a sus requerimientos o promociones que realices por temporadas, todo ello con una total flexibilidad y rapidez.

Si sólo deseas tener una presencia  de tu empresa en Internet lo que necesitas es una página web estática, donde muestres información,  visión, misión, giro de la empresa, etc. Vamos, toda información que deseas hacer pública.

En el mundo digital, difundimos información, contenidos, argumentos, decisiones, es ahí donde pisamos y dejamos una huella repleta de datos con nuestras páginas web. Así que tú tienes ahora el poder de decidir con qué tipo de página y de qué forma quieres dejar tu huella en Internet.