Actúa para atraer clientes de calidad

Cuando tenemos un negocio nuestra meta siempre es atraer el mayor número de clientes posibles, pero más que esto nuestra prioridad debe ser atraer clientes de calidad que no malgasten nuestro tiempo y valoren nuestros conocimientos.

¿Qué significado tiene para ti la expresión “clientes de alta calidad”? Un cliente de alta calidad es aquel que conoce la importancia de invertir en sí mismo. Es aquel que toma acción masiva y decisiva sin importarle los obstáculos. Sabe que es responsable de su éxito y por ello, sin excusas, alcanza sus metas.



Cuando entiendas que tu éxito y tu satisfacción están íntimamente relacionados a un cliente de alta calidad, verás que tu trabajo es más simple y placentero, y el camino hacia tus metas más rápido de recorrer de lo que imaginas.

Por ello aquí te damos 3 consejos para atraer a este maravilloso tipo de clientes.

Calidad, no cantidad.
Cuando hablamos de calidad, nos referimos a que conoces a ese cliente. Identificas su perfil. Adoras trabajar con él y puedes invertir tus energías en buscar clientes similares.

Créate barreras difíciles de penetrar.
No es lo que haces, ni los servicios que ofreces. Aquí lo más importante es tu autoestima, tu valor como persona y las transformaciones que ofreces. Por tanto debes crear barreras que disminuyan la cantidad de clientes que entran en tu vida para sólo permitírselo a los que respeten tus barreras.
¿Y cómo creas estas barreras? Por medio de la precalificación. De dejarle saber al cliente, sin miedo alguno, el tipo de prospecto que buscas.

Valora tu conocimiento.
Por lo general una persona interesada en algún tema necesita del conocimiento de otro más preparado.
Tú tienes un conocimiento de gran valor. Naturalmente, sabes qué hacer porque lo llevas haciendo bastante tiempo y hay clientes dispuestos a pagar por ese conocimiento.
Pero, si no lo valoras, regalarás por migajas tu conocimiento.

Para atraer clientes de alta calidad, tienes que valorar lo que haces y dejarle saber al mercado que eres un experto.
Calidad, selectividad y conocimiento forman parte de los consejos que harán posible que establezcas contacto únicamente con clientes selectos. Tu negocio demanda un cambio de actitud respecto al modo de relacionarte con tus clientes. ¿Qué esperas? Manos a la obra.